5 formas en que te cambia el lindy hop

A ver con cuántas se anotan…

Este artículo es a título muy personal pero apuesto a que muchos de ustedes se van a sentir identificados. Sé que he comentado algunos de estos puntos con varios hoppers y coincidimos en más de uno.

CINCO FORMAS EN QUE TE CAMBIA EL BAILAR LINDY HOP

01. Mirando pisos
Eso de salir de paseo por tu ciudad ya no es una cosa tan sencilla y ahora, por ser hopper, la antenita anda mucho más atenta a ver si el piso de tal o cual parte sirve para bailar. Me ha pasado cuando voy a región (reloj de sol de Viña, te pienso) o en Santiago mismo, no importa en qué comuna, siempre aparece una plaza bonita y con piso liso que sería ideal para un clandestino al aire libre.

 


02. El mundo de los zapatos

Los que han podido mantenerse al margen de esta práctica son más fuertes que yo y que muchos que conozco. Porque ahora tener sólo un par de zapatillas en la vida no es suficiente, noooo. Hay que tener opciones: zapatos para ir a clase, zapatos para bailar en el literario (el mejor piso de la vida) o en otras plazas, zapatos bonitos/elegantes, zapatos para fiestas. A veces no queda más que darle prioridad a uno de éstos y comprarse un buen par de zapatos de baile, pero cuando el presupuesto da, no nos inmutamos en comprar un par de zapatillas de lona o incluso mandar a hacer zapatos para Balboa. Personalmente, soy muy mala para comprar zapatos en general, no me gusta; y ahora me veo siguiendo a 11 zapaterías distintas en Instagram. Todo es culpa del Lindy Hop.

 

03. Ropa Versátil
Así como nos fijamos en que los zapatos sirvan para bailar, me ha pasado harto eso de ver que la ropa que me compro sea versátil y que me sirva para ir a trabajar, por ejemplo, o estudiar pero también para bailar. Vestidos, blusas, pantalones, faldas, poleras… si me sirve también para ir a bailar, obtiene de inmediato quince puntos extra. Si se trata de ropa más elegante, un estilo vintage o que sea cómodo para bailar con Kicks también es bueno. Es una variante a la que jamás le había puesto atención antes y que ahora sí determina en qué decido gastar la plata.


04. Música Multiuso

¿Cuántos de ustedes tienen una canción no de la época que sirve para bailar lindy hop? *levanta la mano* Aunque escuchamos a Zaz en las jams o a Meghan Trainor y Rhianna en los clandestinos, el oído de a poco se va afinando y hasta en un carrete ajeno a los hoppers o escuchando radio, si sale una canción con el beat indicado, las patitas se mueven y altiro piensas “esta canción sirve para kicks!” o Triples, o Balboa/Shag. Es entretenido encontrar canciones así de multiuso y compartirlas, bailar al son de algo diferente y nuevo; los invitamos a compartir sus canciones con nosotros.

 

inkandvolt.com

05. Agenda copada
Nunca usé agenda en realidad, pero ahora tengo que usar agenda porque no sólo de clandestinos, clases y literarios vive esta hopper, también de cumpleaños de amigos y juntas extra a Swingtiago; a veces es difícil mantener toda esa información en Facebook y yo prefiero usar agenda. Se ha hecho necesario, en realidad, porque a veces planeamos cosas con mucha anticipación, o se hacen grupos para ir fuera de Santiago, para ir a bailar donde los abuelitos (como el Oldies de los Hoppers Anónimos) y con tanto evento disponible, no queda otra que ir anotándolo TODO. Considerando que mi vida social pre-swing no hacía necesario mantener un calendario así de organizado, ha sido un cambio enorme en mi vida pero uno que abrazo apretao.

 

Ahí tienen apenas cinco formas en que el swing me ha cambiado la vida en cuanto a hábitos (porque aún no hablamos de cómo lo ha hecho a nivel emocional y social). Como dije al principio, apuesto a que ha cambiado el modo en que ustedes se relacionan también, así que comenten y cuéntennos de qué forma ha ocurrido eso. Conversemos. 😀

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website