El Lindy Hop y las Competencias

El Lindy Hop y las Competencias por Ramiro

.::: Una brevísima contextualización histórica :::.

El Lindy Hop es ante todo un baile social… No obstante, su historia y desarrollo están indisolublemente ligados a la competición y a la performance, elementos que hasta el día de hoy tienen un lugar muy importante dentro de la cultura swing.

De acuerdo al mito fundacional, este baile fue bautizado como “Lindy Hop” nada menos que en una maratón de baile (1), por el gran bailarín Shorty George (2).

Por otro lado, los Whitey’s Lindy Hoppers (donde participaban figuras como Al Minns, Leon James, Norma Miller y Frankie Manning, entre otras), llegaron a posicionarse como un grupo importante dentro de la comunidad precisamente en un concurso de baile, donde compitieron contra el grupo del hasta entonces “Rey del Lindy Hop”, el ya referido Shorty George.

Como dato no menor: fue en ese mismo concurso donde por primera vez se realizó un paso aéreo (3, 4), un tipo de movimiento que luego pasaría a ser uno de los atributos más característicos y definitorios de este baile (5).

Los Whitey’s Lindy Hoppers — el grupo de baile más emblemático en la historia del Lindy Hop– llegaron a transformase gradualmente en una compañía profesional de baile, presentándose con las mejores bandas de Jazz de la época, participando de shows en Broadway, realizando giras alrededor del mundo y plasmando su arte en una decena de films de Hollywood (6). Desde un comienzo, su desarrollo como grupo estuvo marcado por la preparación para presentaciones y sobre todo concursos de baile (7).

Actualmente los concursos siguen siendo elementos muy importantes dentro de la comunidad swing, y esto a distintos niveles.

Por un lado, a nivel global, los bailarines de referencia (esos que enseñan en los festivales y workshops más importantes, y que a través de YouTube todo miramos, admiramos, analizamos, comentamos, usamos como inspiración o… derechamente imitamos), suelen ser aquellos bailarines que han obtenido buenos resultados en las competencias más importantes (8).

Por otro lado, dentro de las comunidades locales, las competencias suelen incentivar a que la gente se prepare, practique, intente sacar pasos, afinar movimientos, corregir ciertos aspectos de su baile, etc., todo lo cual mejora el nivel de los bailarines en general, con absoluta independencia del “resultado” del concurso (es decir, de si pasan o no a la final, de si sacan lugar o no, etc.). Ese es el principal valor que le veo a los concursos.

 

.::: Opinión personal: ¿Cómo entender los concursos? :::.

¿Por qué entrar a un concurso? Porque es una experiencia entretenida, o porque es una experiencia desafiante, y porque es un incentivo a la mejora y superación…

¿Cuál es el objetivo? Esto debe definirse inteligentemente y entenderse bien. Creo que nuestro criterio de éxito no debe ser “ganar”. ¿Por qué? Porque “ganarle al resto” no está en nuestras manos, depende crucialmente de los otros competidores: del “talento natural” del que otros disponen, del tiempo que han podido consagrar a practicar, etc. Y creo que un objetivo cuyo alcance no depende principalmente de uno mismo, no es objetivo muy inteligente…

Por otro lado, “ganar” es un objetivo es demasiado “particular”: se gana o no se gana en una fracción muy pequeña de tiempo (ciertos minutos de cierto día), con un estado anímico determinado, bailando ciertas canciones, contra unos competidores particulares, y en relación a ciertos jueces…

¿Y entonces? Un objetivo más inteligente es “mejorar uno mismo”. Eso claramente depende de mí: de si practico, de cómo lo hago, de cuánto lo hago, etc. Sin importar el resto, “llegar a ser mejor de lo que soy hoy día” es algo que está en mis manos completamente, y además es un objetivo más global: mi éxito no está determinado por cómo lo hago en esa instancia en particular, en esos minutos específicos, sino que por cómo en general mi baile está después del concurso en comparación a cómo estaba cuando decidí comenzar a prepararme para el concurso. De esa manera, puedo “ganar” incluso aunque en el concurso saque el último lugar.

Y si quiero ser mejor que yo mismo, ¿por qué debo competir con más gente?

Cierto, es un poco raro… pero a la vez muy evidente. Yo lo entiendo como un juego: al meterse a un concurso uno juega a que (es decir, uno finge, hace como si) su objetivo fuese ganar al resto, obtener el 1st place… pues prepararse para eso suele proveer la motivación necesaria para cumplir con el objetivo real, más inteligente y más importante, que es mejorar uno mismo.

Por último, creo que es más inteligente aún si a ese objetivo general le damos un contenido más específico: De todo mi baile, ¿qué me gustaría mejorar: ciertos movimientos, mis recursos de footwork, mis brazos, mis nervios y ansiedad, mi expresividad o teatralidad…? Darle ese contenido más específico me permitirá tener un criterio de éxito más objetivo, y planificar mi proceso de manera más eficiente (9).

 

.::: Referencias :::.

(1) Un buen video de Sharon Davies sobre las “maratones” de baile:

(2) http://www.savoystyle.com/shorty_george.html

(3) Aquí la historia tal como la cuenta Frankie: https://www.facebook.com/asier.swing/videos/605908986231910/

(4) Aquí un show que recrea esta historia:

(5) En el clásico número de la revista LIFE del 23 de Agosto de 1943, donde se reconoce al Lindy Hop como “un verdadero baile folclórico de EE.UU.”, se dedica una sección especial a los Air Steps: http://www.jitterbuzz.com/furn/lif_lindy_08231943.pdf

(6) El film Hellzapoppin’ (1941) es probablemente el más conocido:

(7) Uno de los concursos más importantes de la época era el Harvest Moon Ball; en YouTube se encuentran varios videos con tomas originales:

(8) Como “The International Lindy Hop Championships”: https://www.youtube.com/channel/UCx05ZQ1l5WyEqsyuKBo4oqA

(9) Recomiendo este video “10 Tips for Swing Dance Competition”:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*
*
Website